------------------------------------------------------------------------------------------

14/2/11

Hechos son amores, y no buenas razones.

Hace no tantos años le pregunté a mi madre si me quería. Y ella contestó que sí. “¿Pero me quieres porque me quieres de verdad o porque es lo que toca porque soy tu hija?”, le insistí. Mi madre, con lágrimas en los ojos, me abrazó, me besó, y me dijo que me quería porque era mejor de lo que ella hubiese podido imaginar. “Eres simpática, eres dulce, cariñosa, inteligente, buena persona, y sobre todo, fácil de querer. Es imposible no quererte”. Antes que terminara de decir aquello ya lloraba yo también.

El título de esta entrada va por ella, por mi madre. Es una frase que sólo recuerdo habérsela oído decir a ella. La decía cuando estaba mosqueada por algo. Yo iba, la abrazaba, le decía cuánto la quería, y ella me soltaba la frasecita. Al principio no la entendía. Pasaron muchos años hasta que logré entender el significado literal de la misma; pero han tenido que pasar muchos más, hasta que he encontrado el verdadero significado y he podido, incluso, utilizarla.

Hoy, dicen, es el día de los enamorados. Que a mí ni fú ni fá, seamos francos. Pero en un día como hoy es cuando el refrán me viene a la mente constantemente. Tantos te quieros, tantos I love yous, tantos eres lo mejor de mi vida en facebook, en twitter, en tarjetas en ramos de flores. Que no digo que no sean ciertos, pero un te quiero queda vacío si sólo se dice en un día como hoy. Queda hueco si no va acompañado de acciones que lo corroboren, porque, y volvemos al principio, ya lo decía mi madre: hechos son amores, y no buenas razones.

Salud,
Nür