------------------------------------------------------------------------------------------

10/3/13

Tres meses

Hace poco más de tres meses que me dejé ver por última vez aquí, en mi pequeño hueco de internet. Han sido tres meses en los que ha pasado de todo y no ha pasado nada, en realidad, y en los que he estado, como la última vez que plasmé algo aquí, sin saber cómo escribirlo.

No está siendo fácil mi vida, últimamente. Algunos me leerán y pensarán que de qué tengo yo que quejarme. Pues también tienen razón. Aparentemente nada va mal, y puede que en realidad tampoco haya nada que no funcione, pero así soy yo, y me quejo de mi vida porque quiero, que para eso es mía (it's my party and I cry if I want to).

He entrado en una fase a la que yo llamo ZEN en la que me dedico a interiorizar todo lo que me ocurre y no marear a nadie con ello. Así me pasa, que no pego ojo por las noches, claro. En esta fase también me importa más bien poco lo que les pase a los demás, y además no me siento mal por ello. Hay muy poca gente, pero poca, poca, que me importe tanto como hacer de sus problemas los míos. Cierto es que esta poca gente tiene, a mi parecer, bastantes más problemas que yo, y más gordos, además; así que escucho con atención, empatizo, interiorizo, y me quedo sin dormir por ello también. Una juerga, como se puede uno imaginar.

Alguien se atreverá a llamarme egoísta: adelante. No me importa en absoluto; bastante trabajo me ha llevado llegar a entrar en fase Zen como para dejarme achantar por la opinión de unos cuantos.
Sé que no es la solución, y la prueba son las ojeras que me gasto últimamente, pero, francamente, no me apetece, NO ME APETECE, molestar a nadie con mis cosas porque, y volviendo al principio, tampoco es que a nadie le vayan a parecer motivos de queja.

Así que así sigo, en modo Zen, aguantando el chaparrón y disfrutando de las cosas buenas, que también las hay, que me brinda la vida. Y como no mareo a nadie con mis cosas, ni con unas ni con otras, pues me desahogo aquí sin contar nada, en realidad, y mañana será otro día.

Salud,
Nür.