------------------------------------------------------------------------------------------

23/4/15

A ti, mi bebé de seis años.

Sé que no soy una madre de manual, de libro, de esas que tanto abundan y que no hacen más que demostrar lo buenas madres que son allá por donde pasan. De esas que llenan las redes sociales de fotos de sus hijos, y que demuestran constantemente lo orgullosas que están de ellos. No, no soy de esas madres, pero quiero que sepas que no por no seguir las reglas del manual estoy menos orgullosa de ti que ellas de sus hijos.

Hace seis años alguien te vio nacer y quiso lo mejor para ti. Seguramente una madre maravillosa, que,  por circunstancias que desconocemos, no ha podido demostrar cuánto te quería cada día, pero que lo hizo a su manera, dejando que alguien te trajese hasta aquí y lo hiciese por ella.

Sé que no siempre entiendes las cosas que te digo. Que te parezco una cascarrabias. Que en ocasiones preferirías que fuese de otra forma; pero te aseguro, hijo, que todo lo que hago lo hago por ti.
Intento educarte de forma que no te haga falta nadie el día de mañana, que te valgas por ti mismo, que no te dejes influir y tengas tu propio criterio. De forma que seas consecuente, que aprendas el valor de las cosas, y que sepas que la vida no siempre lo pone fácil. Quiero que llames la atención no sólo por tu belleza, sino también por tus modales; que todo aquél que te conozca quede prendado de tu encanto. Esto último, cariño, ten por seguro que en tu corta vida ya lo has conseguido.

Y es que eres grande. Muy grande. Eres maravilloso, y desde que te cogí en brazos por primera vez me dije a mí misma que te lo diría cada día. Y lo hago, sabes que lo hago. Cada día. A pesar de mi mal genio y de mi escasa paciencia, no pasa un día en que no te abrace, te bese y te diga lo muchísimo que te quiero y lo orgullosa que estoy de ti. Espero que te llegue, que te lo creas, que sepas que lo digo de verdad porque es totalmente cierto.

Hace seis años alguien te vio nacer y quiso la vida que nos encontrásemos y compartiésemos nuestra vida para siempre.

Te quiero, hijo. Te quiero, Xavi. Muchísimas felicidades.