------------------------------------------------------------------------------------------

20/4/09

Fácil decirlo, pero…

Es tan fácil dar consejos a los demás. Es tan y tan sencillo decirle a alguien “olvídate, no te merece la pena”. Pero en realidad, qué difícil es distanciarse de alguien a quien, a pesar de todo, aprecias. Qué difícil es practicar el desapego.

El sábado fue un día fantástico. Quedé con mi grupo de amigas del instituto. Hace muchos años que dejamos el instituto y aún estamos las cinco unidas. A pesar de la distancia. A pesar de que cada una ha llevado su vida por un camino totalmente diferente. A pesar de que ni un sólo año de instituto coincidimos todas en la misma clase.

Me gusta el rollo que nos llevamos las cinco. Cualquiera que nos vea se preguntará cómo podemos ser amigas, pues somos totalmente diferentes. Quizá sea eso lo que nos une, aunque nunca he creído que los polos opuestos se atraigan – en lo que se refiere a personalidades, claro, que yo en las leyes de la física no me meto –.18042009

Esta entrada se la dedico a una de ellas. La que no sale en la foto porque fue ella quien la hizo. Cada una me es especial de alguna manera, ella me es especial-especial, y eso es algo que no sé ni quiero explicar.

Mimi, mañana hará dos años que te lo dije. No te lo había dicho nunca, y mientras te daba la liga te lo dije: eres especial y te quiero. Te quiero porque vives a 180Km de mi casa y vienes a verme cada vez que tienes un hueco en la agenda. Porque fuiste la primera persona que conocí en el instituto. Porque hacíamos pellas para irnos a jugar con el paint (¡señor, qué tiempos!) al despacho de tu padre en la facultad de matemáticas. Porque si te digo que estoy mal me llamas cada día a ver cómo me encuentro.

Y no quiero que sufras. Y todas las cosas que te dijimos, y que te dije quizá algo subida de tono, el sábado son por tu bien. Porque esas personas no te favorecen. Porque no hacen que tu vida sea mejor, sino que la empeoran. Porque no queremos que sufras. Porque no te lo mereces. Porque no es justo que siempre estés mal. Que sólo pienses en él cuando él no te corresponde, y te hace daño adrede. Porque no queremos que sigas quedando con ella cuando lo único que hace es restregarte en las narices que se cree mejor que tú (no lo es). Porque deberías ver que no son más que compañeros de trabajo. Que ya es suficiente que los tengas que aguantar 7 horas al día, como para encima pensar que son los únicos con los que puedes quedar para salir…

Y esto es a lo que me refiero al principio, esto es lo que digo que es fácil de decir. Es sencillo. Puedes gritárselo a alguien, aún a sabiendas que es prácticamente imposible caer del burro ¿o no?.

Salud,
Nür

PD: ¡Conseguido! Como bien dijo Pilar en su comentario, el programita del que os hablaba en la otra entrada es el Live Writer (se puede descargar aquí), y es una maravilla! Las fotos, los interlineados… ¡todo lo controlas tú y no blogger! Lo único que me falta es averiguar el tema de las “etiquetas”… Seguiremos informando.

15/4/09

Atún, tún, ¿se puede, Doctor?

Esto es una prueba chachirifláutica de un programita que, según Miq, me facilitará la vida a la hora de publicar nuevas entradas en el blog; es decir que no me pondrá las fotos donde él quiera, sino donde yo le diga; no hará los saltos de línea que al blog le vengan en gana; y no se me quedará colgado a mitad publicación haciéndome repetir toda la entrada de nuevo. No está mal, ¿no?. Ahora falta comprobar que sea verdad, porque a estas alturas, una ya no se fía ¡ni de su sombra!

Debería estar estudiando. Lo sé. Pero es que hoy no me encuentro con ganas. Tengo el día muy tonto, así que he estado leyendo temario un par de horitas, sin hacer demasiada fuerza para memorizar, y ahora voy a ver si me pongo con algunos deseos y retales, que soy una malqueda y tengo algunos muy. muy retrasados (¡todo a medias siempre, ché!)

Además, bien es sabido que basta tener que estudiar, para que vengan a la mente un millón y medio de cosas para hacer… ¡y la de ganas que entran de hacerlas! Debe haber algún estudio al respecto porque es un fenómeno bastante expandido; sí, sí. Pero a pesar de pensar en mil y una cosas…mientras sea cosa de memorizar, no va mal, y prueba de ello es que el “seguimiento” del jueves (santo) ¡lo aprobé!¡Yuju! Aunque no sea más que parte del estudio, estoy contentilla.

Y hablando del tema, os diré, a modo de aclaración, y para aquellos que se preguntan qué hace alguien como yo en una empresa como ésta, que la que vale, vale, ¡y punto! No es que me falte modestia, no, es que es la cruda realidad. Me citaron para hacer, junto con tropecientas (349 me dijeron después) personas más unas pruebas entre las que se incluía un test de personalidad, uno psicotécnico, y unos ejercicios matemáticos. 79 personas y yo pasamos esas pruebas (y os aseguro que casi las tropecientas eran de ADE, Económicas, Matemáticas, etc; aunque también había de mi clase de la facultad… y no pasó nadie). Nos citaron para una entrevista personal –individual, claro – y a la semana siguiente me llamaron para decirme que había sido seleccionada. De las 80 personas, sólo 15 fuimos elegidas. Hicimos el cursillo de formación y entramos a trabajar ipsofacto en la entidad. Al año me hicieron la entrevista de “pase a fijo”, y aquí estoy. ¿Dudas aclaradas? :D

Salud,
Nür

6/4/09

Oposito ergo sum

Me he enfrascado en el maravilloso mundo de las oposiciones otra vez. Dije que jamás volvería a hacerlo, y una vez más me convenzo a mi misma de lo cierto que es el dicho aquel de "nunca digas de este agua no beberé...ni este cura no es mi padre". Esta vez la oposición es interna de la empresa, pero no por ello deja de ser oposición.
Después de llegar de vacaciones encontré sobre mi mesa el TOMO I del temario, acusé el recibo, y me enviaron un calendario de estudio. Me han asignado una tutora de la que tengo su correo electrónico y su teléfono para que la llame cuando la necesite (pobrecita, ¡no sabe con quién ha topado!) Según el calendario, el jueves que viene (sí, festivo) tengo la primera prueba de evaluación para que mi tutora vaya realizando mi seguimiento. Estoy acojonada. Soy licenciada en filología inglesa y no tengo ni la más mínima idea de matemática financiera, ni de planes generales contables, ni de medidas de rentabilidad...
Sé de buena tinta que es una oposición en la que tengo pocas posibilidades, pero empecé el año diciendo que era el año del positivismo y voy a hacer todo lo que esté en mi mano para seguir correctamente el plan de estudios e intentarlo. Quizá no apruebe, pero dormiré tranquila pensando que al menos, lo intenté. Por mí, por mi futuro profesional, ¡y por Suly!

Todo esto es un anuncio para mis lectores. Quizá no actualice demasiado (aunque una cosa no quita a la otra) y quizá no os visite con demasiada frecuencia, pero ¡estaré ahí!. Si os soy sincera, no puedo pasar más de 3 días sin leeros.
Sirva esto también para hacer saber que no todos los blogs que leo están en mi enlace "leo casi a diario". Lo voy actualizando de vez en cuando, pero me es mucho más sencillo agregar a las fuentes RSS, y me da pereza ponerme a copiar direcciones.
Aprovecho, ya que hablamos de blogs, para avisar a ciertos propietarios de blogs que me es imposible dejar comentarios... Aquellos que usan una plantilla, supongo, ajena a Blogger, y que a la hora de dejar comentarios se abre una ventanita blanca en el mismo blog... no sé si me explico. Al principio era sólo si tenían confirmación de palabra, que no se me abría... ahora, sin ella, tampoco me deja. Supongo que se trata de una incompatibilidad con mi explorador, pero me da rabia no poder comentaros (a Beatriz y a Ludy en sus blogs de costura, a Merce en "Nuestra historia...", a María, quien recientemente se dejó caer por mi blog... y creo que hay alguno más, pero ahora mismo no lo recuerdo) No es que quiera que lo cambiéis, es simplemente para avisaros que os leo, pero no puedo comentaros.

Y eso es todo. Sólo quería hacerlo saber por si alguien me echa, aunque sea un poquito, de menos en una temporadilla.
Salud,
Nür

PD: Javi, el título de esta entrada, en recuerdo de tu web :D

4/4/09

Flor de Pascua

Si alguien dice conocerme bien, y en su respuesta a "Nombra 5 cosas que le gusten a Nür", no incluye las plantas, podéis estar seguros que no sabe tanto de mí como dice saber.

No sólo me gustan las plantas, sino que disfruto con ellas. Me encanta pasarme un buen rato observándolas y dándoles mimos y si hay algo que siento de veras, es que mi pisín no tenga balcón, ni terraza, ni jardineras en las ventanas. De esta manera, es de imaginar, que mi aficción a las plantas se ve bastante cohibida. El pisín tiene una mini-galería atestada hasta los topes, en la que, como si de un juego de tetris se tratara, he conseguido colocar algunas macetas.

Como no veía la manera de tener plantas en casa - las de interior no valen que tengo dos tigres devoraverde - me resistía a comprar alguna, pero un buen día llegó a casa mi suegra con una flor de pascua. Era noviembre de 2003, y yo llevaba encima el primer catarro que me tuvo en cama un día (jamás había estado "mala de acostarme" hasta que vine a vivir al pueblito). La planta estaba preciosa, pero me daba pena pensar que no llegaría a pasar las navidades... ¡que te lo has creído! Hoy, 3 de Abril de 2009, aquella flor de pascua sigue en casa. En un par de ocasiones he creído que se moría porque se quedaba raquítica con apenas dos hojitas verdes... y luego le da el espabilo, y se llena de hojas, pero como la he visto hoy no la había visto nunca (más que cuando vino, claro). Bien es verdad que tiene las ramas muy largas, y sólo hace hojas en la punta, pero me dijeron que en realidad esa maceta es arbórea... así que estoy deseando poder tener un jardín para plantarla y tener ¡un arbusto de pascua!
El mini-arbusto



Después de aquella, claro, vinieron más plantas, y aunque no tengo muchas debido al mínimo espacio que puedo destinarles, estoy la mar de contenta con mis pequeñas.


El tema de las jardineras es algo que quiero solucionar. Hace un tiempo llamé a un herrero para que mirara la manera de colocar un soporte para evitar la siempre emocionante caída libre de macetas desde un cuarto piso (quinto en cuestión de metros de altura). El herrero vino, tomó medidas y nunca más se supo. Como este pueblito es pequeño, y además el herrero es amigo nuestro, hace no mucho lo encontré por la calle y le dije que estaba esperándolo. A esto, el chico contestó que las plantas se plantan en primavera, así que tenía tiempo - la confianza da asco.

Y aquí estamos: en plena primavera y sin jardineras. Ahora, por supuesto NO quiero que me las haga él. Así que buscaré a otras personas, pediré presupuestos, etc, total, llevo casi 6 años sin ellas, y puedo aguantar un tiempo más.

Salud,
Nür

1/4/09

Inventario II

¿Qué mejor manera de empezar el mes que con la segunda parte del inventario de cositas para Suly? ¡Pues allá vamos!
Llevaba un tiempo viendo unos álbumes de fotos la mar de majos en el escaparate de un estudio fotográfico aquí en el pueblito, pero me daba a la nariz que eran algo caros, así que no terminaba de convencerme. Pasaba por delante un día y me decía a mi misma "entro; no, no entro, que seguro que es carísimo"; y al día siguiente igual. Lo comentaba con Miq "hay un álbum más chulo..." y Miq me instaba a comprarlo y yo decía "sí, lo compro... no, no, tiene pinta de costar una pasta gansa".Nada hacía que me decidiera, hasta que recibimos la carta de la idoneidad. Tal fue la alegría que me llevé, que fui y lo compré. Costó su dinero - tengo un olfato para estas cosas... - pero sé que una vez lleno de fotos del churumbel, habrá valido la pena. Además ¡va con su maletita de transporte y todo!.

Pero no todo fue comprado después, o poco antes, de saber que éramos idóneos. Cuando todavía no nos habían llamado ni siquiera para los cursos de formación, el pequeño gran grupo de gente que habíamos conocido en el mundillo de la adopción se juntó en mi cumpleaños para darme una gran fiesta sorpresa y un gran regalo. Un pequeño Suly de trapo del que no me separé en toda la tarde y al que tengo un cariño muy, muy especial. Aquí lo vemos con un disfraz de pollo que me trajeron a la oficina dos clientas con las que me llevo muy bien, cuando supieron de mis planes churumbelísticos (al muñeco le está grande, ¿se nota?)

Pensando que quizá tuvieramos al peque en casa poco después de navidad, los reyes no dudaron en traerle cositas varias, como este avión solidario (de Intermon Oxfam) en casa de mis padres, un cuento (próximamente un post sobre cuentos para Sulayman) aquí en casa, y un botecito para poner los dientes que se caigan -y facilitar la faena al Ratoncito Pérez a la hora de encontrarlos- en casa de una compañera de trabajo. Detrás del botecito vemos el tren y los cochecitos de madera con imanes que le compramos en las vacaciones de Semana Santa de 2008, y la hucha en la que llevo metiendo monedas de 2€ desde que presentamos en registro la solicitud de adopción internacional. En el momento tenga preasignación, ¡la rompo! Tengo unas ganas enormes porque la hucha es muy, muy grande, y está ya casi a tope. Ah! La hucha fue regalo de otro compañero de oficina. Un día dije, de pasada, que buscaba una hucha con forma de hucha, ¡y al día siguiente apareció con ésta y me la regaló!
Y, una vez más, lo dejamos aquí, sin haber llegado al final, para no aburriros demasiado. No es que quede mucho, pero da como para otro post; así que prontito más - y mejor. (En realidad es que blogger me está dando problemas al subir las fotos, y tras más de una hora delante del post, mi paciencia ha llegado a su límite, aaagghh)
Salud,
Nür