------------------------------------------------------------------------------------------

16/8/10

Papelera de reciclaje

Hace un tiempo, bastante tiempo, en realidad, haciendo limpieza del escritorio de mi portátil tiré, sin querer, la papelera de reciclaje a la papelera de reciclaje. Esto, que así a bote pronto, puede parecer un cosa absurda, no lo es tanto, pues por entonces, y para más inri, tenía la misma configurada para que eliminara todo directamente, sin necesidad de tener que entrar a darle a “vaciar” de vez en cuando, lo que pudo haber provocado un bucle infinito que vete tú a saber dónde podía haber llegado.

Afortunadamente no hubo tal bucle, pero la papelera de reciclaje quedó eliminada de la faz de mi ordenador, y no hubo manera de encontrarla. Pregunté a Miq, que no daba crédito, y no supo encontrarla. Pregunté a mis conocidos frikis-microsoftianos (con todo mi cariño: You know I love you!), y, tras obtener como respuesta caras ojipláticas, y cejas levantadas dando a entender un claro “¿pero qué me estás contando?”, resultó que nadie supo decirme cómo dar con ella.

Total, que buscando en las tripas de mi sistema operativo di con la papelera, pero con su interior (vacío por eso de la configuración que tenía) en realidad, y lo más que pude hacer, fue crear un acceso directo a la misma en el escritorio.

Este es un tema del que ya me había olvidado, pero no he podido evitar recordarlo al encontrarme esta tarde, y tras dejar que ayer Xavi Beruk jugara a su antojo con mi ordenador, lo siguiente:

escritorio papelera

Y sí, es que a Xavi el nombre “papelera de reciclaje” no le venía bien, y considera que y                c mjnhmjnnm´m vnbjbn jj n es verdaderamente más apropiado. Mucho más musical y contundente, dónde va a parar. Yo, por supuesto, y tratándose como se trata, de una obra de las manitas de mi churumbel, no lo cambio ni así me maten, y como lo que sí cambié fue la configuración, no me cuesta nada, de vez en cuando, entrar y vaciar la y                c mjnhmjnnm´m vnbjbn jj n para deshacerme, definitivamente,  de los documentos que en ella se encuentren.

Salud,
Nür

Actualización: A raíz de esta entrada, y esperando a que Miq me cediera la mierda-conexión que tenemos actualmente (y por la que no podemos estar los dos a la vez conectados) para publicar esta entrada, me he puesto a dotorear en la ayuda de windows, y toqueteando botones ¡¡he encontrado la papelera!! Pero ahora, teniendo el acceso directo al que Xavi ha puesto nombre, ¡ya no la quiero! Ale.

10/8/10

Va de dientes

El jueves fui al dentista, por fin, después de anular la cita de junio por cuestiones laborales y de saltarme porque sí la de julio, y total, para decirme lo que me dijo, mejor no haber ido.

Soñaba con que en octubre me desharía, finalmente, de los brackets, y resulta que no, que no va a ser en octubre; ¿noviembre, quizás?, pues tampoco; ni diciembre, ni enero… dice que tal y como va la cosa, al menos 7 meses seguros me quedan. ¿¿7 meses?? ¿Todavía? ¿Pero qué clase de broma es esta?. En enero hará 3 años que llevo los hierros en la boca, y estoy hasta las narices. No es que me molesten en exceso, pues como siempre digo, quitando que me hacen yagas, me duelen los dientes, y tengo que ir siempre pendiente de no tener nada enganchado entre los brackets, son parte de mí :) (¿se percibe el tono irónico?) pero es que es mucho tiempo, y ya tengo los dientes amarillos, ¡yo!, que sufro una extraña obsesión con la higiene dental,  ¡yo!, que no puedo salir de casa sin cepillarme los dientes (aunque me los haya cepillado un rato antes al terminar de comer), ¡yo!, sí, ¡yo! tengo los dientes amarillos y con sarro por culpa de la mierda ortodoncia.

En mi penúltima visita a la ortodoncista le comenté el tema - ¿cómo era posible que tuviera sarro? - y me dijo que no me preocupara, que era normal dada la ferretería que llevo pegada a los dientes, y que, si me era sincera, soy, probablemente, su paciente con mejor higiene dental. Confesó que alucinaba que tuviera los dientes como los tengo, llevando ortodoncia. Por ese lado me quedé contenta, la verdad, pero la realidad es que es un tema, el del sarro, que me frustra bastante.  Ella me dijo que no me obsesionara en exceso, que cuando me quite los hierros me hará una limpieza a fondo, y posiblemente un tratamiento de blanqueo que me va a dejar divina de la muerte. Ya veremos en qué queda, porque también en dos años iba a estar apañada, y ya vamos camino al tercer cumpleaños. (Y se dice pronto)

Pues en eso estoy, que estoy cabreada con la genética, por haberme dado estos dientes tan desorganizados, ¡leche!

Salud,
Nür

Por cierto, que hablando de dientes… ¡pedazo palas le están saliendo al fiera de Xavi! Me tienen atemorizada… ya veremos en qué quedan cuando aparezcan el resto de dientes, que sí, que saldrán, cuando les venga bien, imagino.