------------------------------------------------------------------------------------------

31/1/09

Mi vida conmigo.

Esta última semana ha pasado sin darme cuenta. Es como si no hubiera existido. No he hecho nada especial ni he dejado de hacer lo que hago normalmente, así que no sé por qué diantres tengo esta sensación tan rara. No es una sensación mala, ni muchísimo menos. ¡Ojalá todo el tiempo hasta la llamada pasara así de rápido! :D Simplemente es que tengo la impresión de que me he dejado algo por hacer, y no consigo dar con qué.

Desde el jarrazo de agua fría he reconsiderado muchas cosas. He sido capaz de abrir los ojos y darme cuenta de que estaba dejando de lado cosas que me apetece un montón hacer, y que, probablemente, con Suly aquí no pueda. Así que he decidido ponerme manos a la obra. Para empezar ya tengo cerrado el viaje. Tenía un montón de ganas de hacer este viaje, y siempre pensaba que tendría que ser más adelante, porque todo mi mundo estaba girando en torno al churumbel. Sin ir más lejos, mis incentivos iban a ir directitos a su hucha. Creo que estaba empezando a dejar de tener vida propia, en realidad. Miq quería hacer un viaje relámpago a Barcelona - organizado por una asociación de aquí del pueblo - a finales de Febrero y decidimos no apuntarnos "por si nos llamaban". Teníamos pensado ir a Sevilla a correr la Maratón, pero no "por si nos llaman". También queríamos celebrar nuestro segundo aniversario de boda de una manera especial, aunque no habíamos mirado nada "por si nos llamaban". No sé si me explico bien, pero lo que está claro es que así no se puede vivir.

Tengo una amiga que dice que lo del viaje a NYC es un rebote por la noticia, y que no he pensado que en realidad no van a tardar tanto. No, no lo he pensado. Ya me he convencido de que no será en breve, y vivo más feliz. Hago lo que quiero sin ese pesar sobre mis hombros. Siempre he odiado ir pegada al móvil, y éste había pasado a ser un miembro más de mi cuerpo. Ahora puedo dejármelo en casa y no pasar la mañana en la oficina angustiada y llamando a Miq cada dos por tres para ver si sabe algo, si le han llamado a él.
En todo caso, y si mi amiga tuviera razón y me llamaran pronto, sabemos de buena tinta que los juicios se están atrasando un montón, que ponen fecha a dos meses vista, que nada garantiza que salgan bien a la primera... así qué...¿por qué negarme el capricho del viaje y del resto de cosas y planes que tengo ya preparados?.

Lo dicho, que estoy feliz. Súper feliz. Que me ha venido bien. Que estos días de reflexión me han hecho darme cuenta de cuánto vale mi vida, y de que siempre será mejor disfrutarla cada minuto, porque aunque sin Sulayman en casa, sigue siendo vida, ¡y eso es lo importante!

¡Feliz finde!
Salud,
Nür

26/1/09

Reitero, ¿ser o no ser? (humano)


Y porque una imagen vale más que mil palabras, sólo diré que de esta guisa me he encontrado a Tito esta tarde cuando iba dispuesta a hacer la cama. (Y no, no suelo hacer la cama por las mañanas, ¿algo que objetar? :)

Salud,
Nür

24/1/09

¿Ser o no ser? (humano)

Éste es Noya durmiendo plácidamente sobre la fuente de alimentación de mi portátil. No he podido resistirme: ¡he tenido que hacerle una foto!

Un amigo me dijo que si no fuéramos humanos, y no nos crearamos expectativas e ilusiones (y por tanto no nos lleváramos chascos y decepciones) no molaría nada... y yo me pregunto ¿qué no molaría? Viendo a Noya y Tito como viven... ¡no me importaría nada estar en su lugar!

Salud,
Nür

PD: Que no se me interprete mal, que estoy arriba, ¿eh? Sólo es que viendo al gato así... ¿a quién no le gustaría ser por un momento él?

22/1/09

Un jarro de agua fría.

Me siento como si me hubieran tirado un jarro de agua fría, no, ¡helada!, por la espalda. He bajado de la nube en menos de una milésima de segundo. He vuelto a la realidad. A la cruda realidad de lo que es un trámite de adopción.
Tantas buenas noticias desde que empezó el año me habían hecho subir muy alto, y un simple correo de mi ecai esta mañana me ha hecho caer en picado. El lunes enviamos un correo por ver cómo iba la cosa; por ver si podían hacer una estimación del tiempo que nos quedaba de espera... ¡y tanto que la han hecho! Su respuesta ha sido que el tiempo de espera suele ser un año desde la fecha de registro, por tanto, que nos hagamos a la idea de que para septiembre 2009.
Hubiera sido mejor no preguntar, ¿no? Al menos ahora seguiría allá arribota, en lo más alto.
Ya sabíamos lo del año. Nos lo dijeron cuando nos dijeron que el expediente había llegado a Etiopía. Pero, en octubre, en las jornadas de formación nos dijeron que todo iba más rápido, que éramos uno de los pocos expedientes que había allí... que todo apuntaba a que pronto, muy pronto... Y ese ha sido el problema; decir ese tipo de cosas es lo que trae los problemas.
La verdad es que su correo ha sido muy correcto, y entiendo que han de decir plazos largos para no pillarse los dedos. Yo lo hago en mi trabajo. A diario. Pero no sé, creo que me había hecho muchas ilusiones de que sería prontito y ahora me cuesta asimilar lo que ya me dijeron en su día. Me cuesta creer que puede que sea verdad que tarden un año. ¡Y mira que en Septiembre lo tenía claro! Pero algo hizo que cambiara el chip, algo me hizo emocionarme, algo dentro de mí dijo que nadie, con nuestra ecai, tardaba tanto; y ese algo hoy ha desaparecido.
Aunque este sea el año del positivismo. Aunque este sea el gran año, el año en el que voy a cambiar mi manera de ver las cosas, no voy a negar que me he hundido al leer el correo. Y me he echado a llorar. En el trabajo. Y no podía dejar de hacerlo. Y (casi) todos mis compañeros me han preguntado. Y se lo he dicho. Y me han animado. Me han abrazado. Y yo he llorado mucho más, porque estaba triste, y porque me he emocionado al darme cuenta de que (casi) todos mis compañeros son más que eso, son buenos amigos, y se lo agradezco.
Ahora aún tengo un poco de ganas de llorar. Pero se me pasará. No está mal volver a la realidad, aunque sea de un batacazo. Así que vamos a afrontar estos otros nueve meses (¡otro embarazo!) ¡con la mayor alegría posible!. Y, como en marzo tengo una semana de vacaciones, y he conseguido que mi cartera de clientes entrara en incentivos (lo que se traduce en pasta, mucha pasta) me voy a hacer un regalazo; (para mi y para Miq): ¡En Marzo nos vamos a Nueva York a celebrar que volvemos a estar "embarazados"! - y, por supuesto, que soy una muy buena gestora de clientes (oh, yeah!).

Salud,
Nür

PD: Llevo puesto el "mejunje"... es mi tercera semana, y es una maravilla, que sí, que sí, ¡que hay quien ya lo ha probado y me da la razón!

19/1/09

Inventario.

Como sois muchos los que lo esperáis, y si no sois tantos, dais mucha lata y lo parecéis (jeje), he decidido que ya era hora de desempolvar la cámara de fotos, y hacer un pequeño reportaje de las cositas que esperan pacientemente la llegada de Sulayman.
La cuna fue lo primero que compramos cuando todavía no sabíamos si seríamos idóneos o no, porque pensamos que en caso de no serlo nos pondríamos "a la faena" para buscar un hijo biológico, pero como hemos terminado de pintarla recientemente, y todavía no está montada, no os la puedo enseñar.
Aún sin saber si éramos idóneos, los Reyes Magos vinieron en casa de los Tatos M.Hermi y Javi, y dejaron un abecedario completo en gomaespuma y encajable para jugar a hacer palabras o formar una alfombra gigante; ahora mismo no tengo foto a mano, pero hay una en la segunda entrada de este blog.
Una vez tuvimos la idoneidad en la mano, las ganas de tener a Suly tanto por nuestra parte como por parte de familiares y amigos, se sacian con la compra de infinidad de cositas para él (o ella). Y para muestra, un botón:
Un babero hecho a mano en Bolivia, unas tijeritas para las uñas, un termómetro digital para el baño, una luz quitamiedos, un dosificador de papillas, un sonajero-extraterrestre, y un juego de sábanas para cuna con pollitos intelectuales - no se aprecia pero los pollitos llevan gafas y ¡son la mar de "salaos"!.







Por otro lado, la Tita M.Hermi nos demuestra que esta colección de cachivaches para peques le fascina, y poquito a poco nos ha ido haciendo el juego completo: Un babero gigante, un juego de plato, cuenco y vaso, dos chupetes (que vienen con todas las garantías y demás) y sus cadenitas para no perderlos. ¿No es una pasada?.

Andrea, mi "cuñada", nos ha deleitado también con cositas como un biberón, dos protectores para el cinturón del coche o de la silleta, unos guantes, unos calcetines - ¡a mi me regaló otros iguales! - y unas zapatillas mini, mini, que no sé yo si podremos usar, pero que dice que le encantaron, y si no le valen a Suly, nos haremos un llavero. ¡Que no se diga que no tenemos solución para todo!

¿Y qué más? ¡Mucho más! Mi hermano, que recientemente ha estado en Estados Unidos se acordó de su sobrinito (¿cómo va a olvidarse con la hermana tan plomo que tiene?) y les pidió a los reyes una sudadera la mar de chula, y de GAP ( esto es que era una caprichito mío, que una también tiene sus debilidades, ¿y qué?). Las zapatillas de estar por casa con forma de coche de carreras fueron un regalo también de mi hermano por mi cumple. ¿A que son para comérselas?.

Y he hecho bastantes fotos más - porque aún me queda mucho por enseñar- pero no quiero saturar al personal, y así además tengo otra entrada para un día de "vacío bloguero" como hoy, ¡se siente!
Salud,
Nür

15/1/09

La imagen de la discordia.

Hace un tiempo, a principios de 2008, nos llegó, a cada empleado de la entidad, una alfombrilla para el ratón muy curiosa. Se trata de una alfombrilla con un hueco en el centro para colocar una foto. Igual resulta que todo el mundo conocía este tipo de cachivaches, pero yo no. Y me hizo mucha gracia. Todo lo que rodea la foto era un calendario laboral del 2008, así que decidí que esa sería mi alfombrilla en el trabajo.
Como el hueco en negro para la foto quedaba feo, busqué en el ordenador de la oficina, a ver qué imágenes tenía guardadas, pero dado que en mi lugar de trabajo las fotos no se manejan mucho, a parte de algún que otro DNI que algún cliente me había enviado por correo electrónico, y las imágenes de muestra propias del windows (que monas son, la verdad, pero contando que nuestras impresoras son en blanco y negro...) no había mucho donde elegir. Rebuscando, rebuscando, encontré una imagen que se ve que en algún momento me hizo gracia, así que la imprimí y la coloqué en la alfombrilla.

A finales de año, nos llegó otra nueva, pero con el calendario de 2009, así que el 2 de enero, cambié la imagen de soporte, y coloqué mi nueva alfombrilla en la mesa.

Ayer, al llegar a la oficina encuentro un post-it amarillo sobre ésta con una nota (la letra del Director) "Usa la de la Entidad". Y al lado, una de las alfombrillas que en su día repartimos a nuestros clientes a modo de detalle. Pregunté a otro compañero (que también la tiene en su mesa) si él tenía la misma notita, y me dijo que sí, pero ambos decidimos proceder de la misma manera: tirar la notita a la basura y seguir como estábamos. ¿Quién me tiene que decir a mi qué alfombrilla de ratón tengo que usar!?.

Mi gran sorpresa ha sido esta mañana, al llegar a la oficina, que ¡mi alfombrilla no estaba!. Me he cogido un cabreo de cuidado, y, como este compañero todavía no había llegado he ido al despacho del Subdirector - que también la usa y la tiene llena de fotos de sus nietos - a preguntarle si él también había sufrido el mismo atentado que yo. Pero no, él seguía con su calendario y sus nietos encima de la mesa.

Cuando ha llegado mi compañero le he preguntado a él, y me ha dicho que ayer, cuando ya nos habíamos ido, el Dtor. le dijo que YO no podía tener esa imagen encima de la mesa (¿?¿?¿) porque los clientes podían pensar que iba dirigida a ellos (¿?¿?¿?¿)

La imagen en cuestión era esta:
Yo imagino, desde mi ignorancia, que cualquier persona que vea esa imagen sonreirá, o no, por lo cómico de la situación; pero parece ser que si uno tiene la mente retorcida -y bastante- puede pensar que estoy queriendo decir que los clientes son ratones exploradores (con linterna) que se encuentran dentro de una serpiente, o entidad financiera, que se los ha comido, tragado,o los está mangoneando, y encima tiene la poca gracia de ponerles en las narices un cartel que les dice "señores, ustedes están aquí, y no será fácil que encuentren la salida". (Y llegar a pensar todo esto me ha costado toda la mañana y parte de la tarde, porque confieso que sigo sin entender porqué he tenido que quitar mi viñeta).

Pero como soy una mujer de recursos, y pienso en positivo, rápidamente he recordado que a finales de año envié -después de una serie de sucesos en la oficina que me tenían un poco quemada- una viñeta muy chula a mi correo electrónico del trabajo, que además recorté, pegué en mi impresora, y pasé a algunos de mis compañeros, también algo quemadillos por el mismo tema, que hicieron lo propio (no son de tamaño grande, y es imposible que el cliente acierte a verlas y/o leerlas). Así que he buscado ese correo, he agrandado la imagen, la he impreso, la he recortado, y la he colocado en mi alfombrilla. Si no tengo ratones, tendré estoque tiene un deje irónico de lo más acertado. (¡Hoy no he hecho nada y aún así he cobrado!).

Seguiré sin entender por qué no puedo tener la imagen que yo quiera en la alfombrilla, cuando además el ratón está encima de ella (un ratón de dimensiones considerables), está más cerca de mi que del cliente, y ¡mira hacia a mi!. ¡Es que es imposible que ningún cliente la vea! Pero bueno, no pasa nada, los ratoncillos me acompañaron durante un año... y Dilbert lo hará hasta que sea la mamá de Sulayman.

Y si, por lo que fuera, a mi Dtor - que no sabe inglés- tampoco le pareciera bien Dilbert, no me preocupa, ¡tengo otra pensada!, y sin mensaje "subliminal".

Salud,
Nür

12/1/09

Be positive.

Este finde ha sido grande. Lo he pasado bien y he desconectado totalmente de ciertas cosas que en ocasiones me atormentan cuando no deberían siquiera pasarme por la cabeza - nada que ver con Sulayman, y nada que tenga ganas de explicar, pues ya comenté una vez que internet es demasiado pequeño como para tentar a la suerte.

Hoy, de vuelta al pueblo, a casa, y al trabajo, esas ciertas cosas aparecen en la lejanía, pero muy lejos, lo que es señal de que cada vez me importan menos, y eso es bueno. Ojalá pronto llegue el día en que no me importen en absoluto, ¡eso sería lo más!.

Estoy poniendo en práctica lo de ser positiva, y me está yendo bien. El sábado por la tarde nos metimos con mis padres en el centro de Valencia (sábado de rebajas, os recuerdo) y... ¡encontramos sitio para aparcar! ¿Por qué? Pues puede que porque no salí pensando, como siempre "¡Madre mía a ver quién aparca ahora allí!", sino que salí de casa contenta y con ganas de pasarlo bien. Cierto es que el concesionario al que fuimos para ver si veíamos un cocherito leré estaba cerrado, pero aprovechamos para dar una vuelta por las tiendas de ropa y sacié mi hambre de rebajas con una camisa de rayitas la mar de mona, y que me hacía mucha falta (¡por supuesto!).Y para concluir, terminamos el día yéndonos los cuatro a cenar a un restaurante bastante concurrido... y encontrando mesa sin haber reservado!
Sí, sí, sí, estoy visualizando en positivo! :D

Salud,
Nür

PD: El cocherito leré no es para mi, que yo tengo ya el mío que me tiene contentísima.

8/1/09

Ocho meses

Y llegamos a la que sería la recta final de un embarazo... ¿será la recta final del mío?, ¿será Sulayman (un poquito) prematuro? ¿Saldré de cuentas y no me pondré de parto hasta tiempo después? Todo esto, señores, el tiempo y Consellería lo dirán.

Salud,
Nür

6/1/09

Una batalla ganada

Estamos casi de ocho meses, y empieza a notarse. No es que tenga más barriga, aunque un poco sí, pero más que por el embarazo es por las navidades, que siempre me sientan fatal! Digo que se nota porque aunque no me doy cuenta, parece ser que estoy más nerviosa, más estresada, y más "hormonal" que nunca.
Un primo de Mr.Lump ha venido de visita. Ha llegado esta mañana, y en lugar de en la nuca, como su familiar, ha decidido instalarse en el cuello, bien a la vista. Sé que no es Mr.Lump que vuelve a visitarme, porque este más bien parece un granazo enorme - ya veremos si le sale punta y podemos atacarle o qué.
Lo del estrés lo he notado en el pelo (¿?). Hace unas semanas que noto que el pelo no lo tengo igual que siempre, que no es por presumir, pero tengo un pelo pre-cio-so: finito, liso, y en cantidades industriales, lo que le da un cuerpo que ni en los anuncios del Pantene, oyes.
A lo que iba, que desde hace unas semanas, después de lavármelo, y al secarlo, notaba que se quedaba totalmente apagado - sin brillo ninguno - y las raices como gomosas. Como si estuviera sucio. Horrible. No sabía qué hacer. Llegué a pensar en ir a ver a mi peluquera y al dermatólogo en caso fuera necesario para poner un remedio, pero antes de eso, y dado que estamos en estas fechas en que no trabaja nadie (excepto algunos pringados entre los que me incluyo) decidí acudir a la fuente de sabiduría que es internet, e informarme al respecto.
Parece ser que el estrés y los nervios provocan estas cosas. El cuero cabelludo segrega más sebo de lo normal y una va por la vida con el pelo espesico del todo.
Encontré un remedio casero para el tema del sebo, que consiste en, después de lavar el pelo como normalmente, enjuagarlo con un vaso de agua y dos cucharadas de vinagre de manzana; y después enjuagarlo abundantemente con agua. He de decir que noté algo de mejoría pero no fue el remedio milagroso, pues aunque en menos cantidad, seguía habiendo "efecto goma", y del brillo, ni rastro.
No desistí. Seguí buscando... y di con otro remedio, mucho más laborioso y complicado, para el que debía encontrar el momento. Hoy ha sido el día. Esta tarde me he decidido, he preparado el ungüento, lo he aplicado, he esperado una hora y cuarto, y salgo ahora de la ducha con...¡¡¡¡¡¡ UN PELO ESPECTACULAR!!!!!!
El remedio en cuestión lo podéis encontrar aquí, y aunque suene un poco asquerosillo, de verdad, de verdad de la buena, que funciona.
Estoy contenta, ¡he ganado una batalla a mi embarazo!
Salud,
Nür



Esta no soy yo :D

5/1/09

A Sus Majestades, Los Reyes Magos de Oriente.(Natalia, te tomo la idea prestada)

Estimados Reyes Magos,


No sé decir si este año he sido buena o no, o regular. No sería objetiva si tuviera que etiquetarme; y por eso lo dejo a su elección, ya que ustedes nos controlan durante el año para traernos regalos en consecuencia.

Se me da mal escribir este tipo de cartas, creo que ni cuando era pequeña las escribía, porque siempre me ha sabido mal pedir cosas concretas. A mí me va más el rollo: "Traeme algo", y allá que se las apañe cada uno; pero ahora me veo con la necesidad de hacerlo, pues la vida se ha portado demasiado mal conmigo durante este año, y creo que merezco una recompensa.


Esta carta no pretende ser una amenaza, ¡ni muchísimo menos!, simplemente es, como la de cualquier otro niño, un escrito en el que plasmar las ilusiones que me gustaría se cumplieran esta noche.


He leído por ahí que Don Noel recibió una carta similar y tuvo el detalle de realizar el gesto que se le pedía, y por eso he pensado que sería una buena idea hacerlo con ustedes, que son los que siempre me han dejado regalos en estas fechas.


Lo que yo pido no es otra cosa que la llamada de la asignación. Últimamente está habiendo muchas, lo que indica que hay un número muy grande de niños adoptables en Etiopía, y, por si acaso alguien se ha olvidado de nosotros, les pido a ustedes, SSMM, que, si no mañana, que será un día muy ajetreado, el miércoles o la próxima semana, nos la traigan a nosotros.

Sé que es un encargo complicado, y que en parte no está en su mano, pero bueno, toda mi confianza y mis esperanzas están ahora depositadas en la magia que les rodea.


Y como no quiero nada más, y para una sóla cosa la carta ha quedado demasiado larga, me despido ya, esperando que esta noche les de tiempo a pasar por todos los hogares que les esperan.

Abríguense bien, que está haciendo mucho frío.


Salud,
Nür

2/1/09

Que sí!

Y por fin, ¡por fin!, se terminó el 2008. A grandes rasgos, 2008 ha sido un año fatídico para mí. No es que no hayan pasado cosas buenas, que también, pero las malas han sido demasiado malas, e, inevitablemente, eclipsan a las otras.

2008 empezó mal. Cenamos en casa de unos amigos. La cena fue muy bien, las campanadas también, pero a las 12:05 ya teníamos a los dos maromos durmiendo en el sofá. Ese no es un buen comienzo.
Nos tocó dejarnos al anfitrión en el sofá, y traernos a Miq a casa. Mi amiga y yo salimos a dar una vuelta y nos pasamos toda la noche contestando a "y qué venis, ¿solas? ¿Dónde los habéis dejado?". Ese tampoco es un buen comienzo.
El resto de acontecimientos del año no los voy a relatar, pues ya he ido contándolo todo en este blog y sería repetirme - esto es una excusa, la realidad es que no tengo ni pizca de ganas de recordarlas.

Lo único que sé es que tenía muchas, muchas, ganas de que acabara, y por fin, ya pasó. Esta nochevieja ha estado muy bien, y por tanto creo que el año también será bueno. Miq insiste en que no tiene que ver cómo pasemos la nochevieja con cómo irá el año, pero, francamente, pienso que hay algo que vincula una cosa con la otra.

Tengo muchas esperanzas puestas en este año que recién estrenamos, y la verdad es que me da un poco de miedo. Quizá espero demasiado y el año no esté preparado para tanto...

Jamás me he hecho propósitos para el año nuevo, pero para este tengo algunos preparados; el más importante y que espero poder llevar a cabo es el de ser más positiva. Una amiga me dijo que lo veo todo negativamente, y eso influye en el transcurrir de las cosas. Yo no me había visto nunca como una persona pesimista, pero me di cuenta de que tiene razón. Siempre estoy con el "no vamos a llegar" ,"seguro que no quedan entradas" ,"nunca podremos permitírnoslo" y cosas así; y eso lo voy a cambiar. Porque ella es de la opinión de que si visualizas las cosas, es probable que ocurran, por tanto, mejor visualizarlas positivamente. - Por cierto, que acabo de darme cuenta de que ya he empezado incumpliendo el propósito "quizá espero demasiado y el año no esté preparado para tanto" ¡Joer! ¡Así no vamos! ¿por qué no va a estar preparado? ¡Claro que va a estarlo! -.

Así que eso es lo que voy a intentar cambiar. Y por eso, y porque el otro día tuve un sueño... algo me dice que prontito veremos la cara de Sulayman; ¡que sí, que sí, que sí!

Salud,
Nür