------------------------------------------------------------------------------------------

22/1/14

Me voy de facebook, ¿por qué?

Algunos de los que aquí me leéis cuando me digno a escribir algo me tenéis como amiga también en Facebook. Algunos, seguramente los menos, os habréis dado cuenta que he desaparecido de esa red social. O no, porque hace bastante poco que me he ido, pero ahora ya lo sabéis.
No es un adiós definitivo, no creo que sea capaz de estar mucho tiempo sin entrar a ver qué acontece en la vida de algunas de las personas con las que allí mantengo contacto, y que, seamos francos, es el único modo de comunicación que tenemos.
Facebook es bueno para eso, para reencontrar gente a la que le perdimos la pista hace años; para volver a saber de la vida de aquella compañera de cole con la que tan bien te llevabas y de la que te separaste con tan sólo diez años cuando tus padres decidieron cambiarte de colegio. Facebook está muy bien para encontrar grupos afines a tus creencias, ideologías, pasatiempos o gustos; pero Facebook también sirve, consciente o inconscientemente, para saber más de lo que nos gustaría de algunas personas.
Sí, porque a veces,  aunque no vayamos a indagar sobre alguien (confesémoslo, todos lo hemos hecho), nos salta algo de un conocido o de un tercero que no queríamos saber, o que, sencillamente, hubiese sido mejor no saber.
Y eso es lo que ha hecho que me vaya. Un tiempo, ya lo he dicho. Seguramente lo superaré, o lo obviaré, o lo olvidaré, o me lo pasaré por el forro de los ovarios, pero de momento necesito separarme de gente que, tan sólo por saber de su existencia, me hace daño.

Llevo una temporada muy larga bastante rara, se nota por el contenido de mis escasas entradas aquí; por mis pocos o nulos comentarios en Facebook, por mis estados de whatsapp, y por las comidas de tarro que os pego a los que me conocéis en persona.
No sé cuándo se me pasará; cuando encontraré la salida; cuando volveré a ser yo misma, pero creedme si os digo que estoy poniendo empeño en ello.
Mientras tanto, lo dicho, me alejo de Facebook para tomar aire, fuerzas, y volver, cuando vuelva, dispuesta a comerme al que se atreva a acabar conmigo.

Salud,
Nür