------------------------------------------------------------------------------------------

30/8/09

Agosto, ¡ya te veo el culo!

Pues eso… ¿no lo veis? Está a punto de terminar. Sólo un diíta más… y estaremos en mi esperado y soñado septiembre, que espero traiga sólo cosas buenas, buenísimas. Sí, sí, sí.

Salud,
Nür

25/8/09

El mes más largo del año

Hay que ver lo largo que se hace agosto, sobre todo cuando estás deseando que pase.

No se puede decir que haya sido un mes inactivo, pues llevamos un tute que para qué las prisas, pero no sé, parece que se esté pasando de horas, ¡el dichosito mes! Y creo que se debe a la inactividad generalizada en la blogosfera. La mayor parte de blogs andan de vacaciones, y los que no, no nos atrevemos a actualizar porque no nos va a comentar nadie… pero ¡chicos! ¡que somos más de los que parecemos!

Esta semana es que se me está haciendo más larga de lo normal (y eso que todavía es martes) porque han sucedido varias cosas: El sábado fue la gran boda del año, y como parecía que se casara mi hija, en vez de mi amiga, el estrés y los nervios me tuvieron atacada durante un tiempecito. Valió la pena, porque fue la segunda mejor boda a la que he ido en mi vida (la primera fue la mía, of course :P); total, que el domingo lo pasamos durmiendo la mona en casa, luego en casa de mi abuela, y más tarde en casa de los ya-no-novios.

Ayer los ya-no-novios me sacaron del trabajo para almorzar conmigo, ¡qué ilusión! y despedirse, pues se iban de viaje (hasta el 10 de septiembre sin ellos, ¿qué voy a hacer?); por la tarde llamadita a mis padres para despedirnos, que salían hoy temprano de viaje, también. Por la noche, ayudando a Miq a hacer una maleta que no sobrepasara el límite máximo permitido como equipaje de cabina, porque esta mañana a las 5 salía en viaje de negocios… total, que me he quedado más sola que la una; porque aunque tengo a mis felinos, conversación, la verdad, no es que den mucha. Escuchan, eso sí porque lo que yo digo, que hablar no hablan, pero se fijan…

Y para más inri, el inri de los inris del mundo mundial, descubrí, muy a mi pesar, que una plaga de no sé exactamente qué ha infectado todas y cada una de mis plantitas, y se han muerto, ¡todas! Mi queridísima flor de pascua que ya soñaba yo con verla convertida en arbusto en la nueva casa… ha fallecido. Mi potos. Mis verbenitas. Y el resto, que no sé cómo se llaman, también. Hoy mismo se van todas al contenedor, excepto la de pascua… por si le da por volver conmigo.
Las únicas que sobreviven son las que ya no estaban en la galería porque, señores, ¡por fin me pusieron las jardineras!, pero esas son sólo dos, las únicas que aguantan a la perfección estos calores tan subiditos que llevamos un tiempo aguantando.

En fin, ¡qué maldita semana llevo! Menos mal que en la ofi estamos sin jefe, y se está ¡de lujete!

Salud,
Nür

16/8/09

25 meses… ¡¿ya?!

Pues sí, 25 meses, o lo que es lo mismo, 2 años y un mes desde que Miq y yo fuimos a aquella charla informativa en Consellería sabiendo poco o nada sobre adopción pero con muchas ganas de empezar el camino.

25 meses desde que movimos la primera ficha, y ¡parece que fue ayer!

En aquella reunión había también una pareja con un bebito muy chiquitín, que nos llamó la atención porque no dijo ni pío en toda la charla, y porque el ponente los nombró cuando contaba que es aconsejable dejar un año de margen entre un bebé y el comienzo del camino de la adopción.
Al salir del edificio de Consellería esta pareja se hizo una foto con su bebé en la puerta; supongo que a modo de recuerdo del día en que empezaron la búsqueda de su, imagino, segundo hijo. Me hubiera gustado haber tenido esa idea, ahora podría colgar una foto de Miq y mía, sonrientes, después de dar nuestro primer pequeño gran paso hacia Sulayman; pero no se nos ocurrió, así que no hay foto física del momento, aunque sí esté grabado el recuerdo en nuestra memoria.

Salud,
Nür

PD: ¡Por fin he actualizado mi otro blog con los deseos y retales recibidos!

10/8/09

Operación Matriuska

El viernes a las 15h me recogió Miq en la puerta de la oficina. ¿El motivo? Nos íbamos a Madrid en un viaje relámpago a recibir a mis tíos que llegaban, por fin, a España, con sus dos hijos desde Rusia.

La operación Matriuska fue de altísimo secreto, pues mis tíos no podían ni imaginarse que iríamos allí; mucho menos que lo haríamos cargados de globos, pancarta y peluches varios.

Matriuska la llevaron a cabo cuatro agentes (mi padre, mi madre, Miq y yo) y se dividió en varios mini-objetivos:

I) Espacio/Tiempo: Una semana intentando sonsacar información vía telefónica a mis tíos para que nos dijeran dónde aterrizaban y qué plan tenían (si cogerían el coche para ir directos a casa o harían noche en Madrid) sin levantar sospechas.

II) Alojamiento: Una vez supimos que pretendían coger el coche a pesar de llegar tarde para venirse al mediterráneo, decidimos que para nosotros sería mucha paliza hacer viaje de ida y vuelta en tan sólo unas horas. Buscamos un hotelito mono y reservamos.

III) Logística: Semana caótica de recorte de letras para formar una pancarta buscando hojas de revista de colores apropiados; configuración de la misma y pliegue adecuado para posterior despliegue sin roturas. Vueltas y más vueltas por tiendas de juguetes hasta dar con dos monigotes no muy grandes, no muy rígidos, y perfectamente transportables por un niño.

IV) Acercamiento al objetivo: Teniendo cubiertos todos los puntos anteriores ideamos la manera de llegar a Madrid con tiempo suficiente para ir al aeropuerto. Miq me recogió a las 15 y salimos para allá; mis padres salieron algo más tarde (también viven más cerca). Quedada en el punto de encuentro a las 21h, y salida dirección Barajas.

V) Últimos detalles: Viaje a Barajas hinchando globos dentro del cocherito leré y buscando en la blackberry la terminal y sala en la que deberíamos plantar el campamento.

Éramos cuatro pero llamamos la atención. Llegamos al punto P cerca de una hora antes del aterrizaje del vuelo y colocamos la pancarta y los globos en primera fila. La gente nos miraba raro, pero ¡nosotros estábamos eufóricos! Comprobamos en las pantallas que el vuelo había aterrizado. Tras más de tres cuartos de hora llegamos a pensar que nos habíamos equivocado. Decidimos poner como hora tope las 24h. Si a esa hora no habían salido, la operación Matriuska tendría que ser abortada. Pero no hizo falta: ¡salieron! ¡Y menudo sorpresón se llevaron! ¡La operación fue todo un éxito!

De mis primos, ¿qué decir?, son guapísimos, un nene de 3 añitos y medio y una nena de casi 2… preciosos, cariñosos, guapos, muy guapos, y sobre todo, y ahora ya, parte de nuestra familia.

Salud,
Nür

4/8/09

35ºC a la sombra (o más)

¡Fin de semana reparador donde los haya! Ese era el objetivo y fue alcanzado con creces.

El sábado teníamos comida de oficina – por llamarlo de alguna manera, porque en verdad somos un grupillo reducido de compañeros pero muy bien avenidos - en casa de una ex-compañera y lo pasamos en grande. Era comida con parejas, así que el grupo no parecía tan minúsculo y pasamos unas horas estupendas entre la piscina y la terraza, la terraza y la piscina. Como siempre, la cosa se lió y la comida terminó en cena, y de categoría porque fuimos a uno de mis restaurantes favoritos en una ciudad cercana. Hmmmm, ¡todavía tengo el gustillo de los dátiles!

El domingo fue el día más reparador de todos porque no me quité el pijama en sus 24horas y me las pasé tirada en la cama y en el sofá haciendo NADA. Sólo pensaba, pero poquito, en los días chungos anteriores, y decidí que la mejor opción era volver al positivismo. Así que eso hice… tirada cual trapo pero ¡llena de positivismo! (¡Yo sí que sé!)

En cuanto al tema del compañero, dejémoslo ahí. Realmente llevamos más de un año de mal rollo, aunque hay épocas algo mejores y otras peores y el viernes empezó una de estas últimas. Ya se pasará. A mí plin, que duermo en pikolín :D

Y para terminar, del objetivo todavía no sabemos nada… creo que nos tocará comprar otro porque a menos que puedan arreglarlo, perderemos el seguro. Y es que está estipulado que si han de sustituir alguna pieza por una nueva por ser de imposible reparación, el seguro queda anulado; y, ¿qué quieres? no me gustaría quedarme sin él; que nunca se sabe lo que puede llegar a pasar (y hay cosas muchísimo más graves que la rotura del objetivo, sí, sí)

Ale, y me voy a dormir, que de hablar del colchón me ha entrado sueñecito :P (Eso y que para mí ¡estas horas son ya de alta madrugada!)

Salud,
Nür